Pobreza energética

Cómo aliviar la pobreza energética

En el marco para 2030 del Pacto de los Alcaldes en Europa, junto con la acción para la mitigación del cambio climático y la adaptación a sus efectos inevitables, los firmantes se comprometen a ofrecer acceso a una energía segura, sostenible y asequible para todos. En el contexto europeo, esto implica actuar para aliviar la pobreza energética. Con ello, los firmantes del Pacto pueden mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y crear una sociedad más justa e incluyente.

¿Qué es la pobreza energética?

La pobreza energética puede definirse según sigue:

una incapacidad para hacer realidad las capacidades esenciales como resultado directo o indirecto de un acceso insuficiente a unos servicios energéticos asequibles, fiables y seguros, teniendo en cuenta los medios alternativos razonables disponibles para hacer realidad tales capacidades.

R.Day , G.Walker, N.Simcock, Conceptualising energy use and energy poverty using a capabilities framework, Energy Policy 93 (2016)

En términos prácticos, esto implica que los ciudadanos vulnerables bien carecen de acceso a los servicios energéticos o el uso de tales servicios socava sus posibilidades de acceder a otros servicios básicos. Verse afectado por la pobreza energética puede tener graves consecuencias sobre la salud, el bienestar, la inclusión social y la calidad de vida. Las familias con pobreza energética experimentan niveles inadecuados de algunos servicios energéticos esenciales, como iluminación, calefacción/acondicionamiento de aire, uso de electrodomésticos, transporte y muchos otros. Por este motivo, la pobreza energética debe tenerse en cuenta en muchas áreas políticas, como las políticas sociales, económicas y, por supuesto, en materia de clima y medio ambiente.

El desafío de la pobreza energética en Europa

La pobreza energética es un problema complejo y no resulta fácil estimar el nivel actual de pobreza energética en los municipios europeos ni su impacto sobre la vida de los ciudadanos. Se calcula que 1 de cada 10 ciudadanos se ve afectado por la pobreza energética. Las cifras muestran que, en Europa:

57 millones de personas no pueden mantener caliente su hogar durante el invierno [1]

104 millones de personas no pueden mantener la comodidad de su hogar durante el verano [1]

52 millones de personas se enfrentan a retrasos en el pago de sus facturas energéticas [1]

10 millones de personas necesitan caminar más de 30 minutos para acceder al transporte público [2]

[1] https://www.energypoverty.eu/  [2] http://www.docutren.com/pdf/boletin/[IIIA%201440].pdf

La sensibilización sobre la pobreza energética está aumentando en Europa y diversas instituciones de la UE la han identificado como una prioridad política, en especial, en el paquete legislativo de la Comisión Europea «Energía limpia para todos los europeos». Como parte del esfuerzo de la Comisión Europea por responder a la pobreza energética en los países de la UE, en 2018 se creó el Observatorio Europeo de la Pobreza Energética (OEPE) con el objetivo de mejorar la medición, el seguimiento y la compartición de conocimientos y mejores prácticas sobre la pobreza energética. Puede encontrarse más información sobre este organismo aquí.

El Pacto Europeo de los Alcaldes y el OEPE están uniendo sus fuerzas para terminar con la pobreza energética. Estas dos iniciativas, financiadas por la Comisión Europea, respaldarán a las autoridades locales y regionales de toda Europa para aliviar la pobreza energética mediante la compartición de conocimientos y recursos para aumentar las capacidades locales.

Para obtener más información, consulte nuestro folleto sobre la pobreza energética